Las Cocinas Fantasma una apuesta real para la comida a domicilio.

Que el sector de la comida a domicilio, también llamado food delivery, goza de gran popularidad, ya es un hecho. Atrás se han quedado los restaurantes que no aprovechan esta nueva línea de negocio, ya que se ha convertido en una oportunidad y un reto para las empresas hosteleras.

Como no todos los establecimientos están preparados para el gran aumento de demanda de la comida a domicilio, aparece un nuevo modelo de negocio llamado cocinas fantasma o, utilizando el término anglosajón, ghost kitchens. Este concepto lleva ya unos años funcionando en EEUU y Reino Unido, pero su éxito se ha expandido demográficamente llegando a España donde comienza a dar sus primeros pasos.

Lo que se pretende crear a través de las cocinas fantasma es la creación de restaurantes digitales – que solo ofrecen comida a domicilio y take away – y que a diferencia de los establecimientos tradicionales brindan una oferta más eficaz frente a la demanda existente, para ello sólo suelen disponer de un local con cocina donde no se sirve directamente al público, es decir, se dedican única y exclusivamente al food delivery.

¿Por qué está triunfando este modelo de negocio? Las ventajas son numerosas, pero entre ellas destaca, en primer lugar, la posibilidad de que un establecimiento ya consolidado en el mercado pueda externalizar y mejorar su servicio de comida a domicilio con una cocina fantasma mejorando en aspectos como la disminución en el tiempo de entrega del pedido y su capacidad de aumentar las ventas en food delivery. Además de esto, externalizar el servicio permite que no afecte al servicio prestado al público tradicional que se sigue atendiendo en la sala del restaurante físico.

En segundo lugar, es una muy buena oportunidad para cocineros y restaurantes digitales de nueva creación ya que los costes de puesta en marcha son muy reducidos con respecto a invertir en un establecimiento desde cero y permite crear marcas y menús diferentes con mucha más facilidad y flexibilidad para dar una respuesta constante a lo que el público demanda.

Uno de los grandes detonantes de este fenómeno es la evolución de la sociedad en diferentes aspectos. Actualmente, la gente vive sin tiempo y el saber hacer de las labores culinarias se está perdiendo, con lo cual, tener a un click tu banquete favorito en el salón de tu casa o comida recién preparada en la oficina, se convierte en la mejor solución.

Según diversos estudios, el perfil que concuerda con este comportamiento son personas jóvenes entre 24 y 45 años, residentes en grandes ciudades, con un nivel adquisitivo medio o medio-alto que viven en familia o en pareja. Además, el momento más elegido para pedir comida a domicilio es mientras ven una serie o película, los fines de semana o en la hora de la cena. Asimismo, los tipos de cocina preferidos escogidos para estas ocasiones son la comida italiana y la asiática, aunque los gustos han variado y existe una fuerte tendencia hacia lo exótico como, por ejemplo, la comida hawaiana o japonesa.

El smartphone es el medio preferido para hacer pedidos de comida a domicilio ya que es rápido, cómodo y sencillo. Más del 60% de los pedidos se hacen a través del teléfono móvil y las grandes empresas, entre las que se encuentran Just Eat, Deliveroo o Glovo, lo saben y para ello crean apps específicas destinadas hacia el usuario final.

Según un estudio realizado por Just Eat, el sector de la comida a domicilio está en crecimiento, ya que aportó 2.400 millones de euros a la economía española, de los cuales 600 pertenecen a los pedidos online. Además, según Europapress se estima un crecimiento en food delivery del 30% hasta 2020.

Los datos demuestran que el sector de la comida a domicilio es una apuesta segura dentro del universo de la restauración y hay varias opciones para sumarse a este gran cambio que se está produciendo delante de nuestros ojos.



× ¿Tienes hambre? ¡Escríbenos!