El food delivery: una apuesta segura

¿Qué te apetece pedir hoy?

Esta frase se está convirtiendo cada vez más en una forma de vida.

Ya no tenemos ganas de cocinar y lo que más nos apetece, sobre todo estando en compañía o en un evento importante, es disfrutar e innovar a la hora de comer, y qué mejor forma de hacerlo que pidiendo comida a domicilio.

En los últimos años el sector del food delivery ha crecido a pasos agigantados, en parte gracias a los avances tecnológicos y también debido a los cambios de hábitos de consumo de la sociedad. Para ello, el sector tradicional de restauración ha tenido que renovarse y evolucionar junto a estos cambios que se han producido. Han tenido que buscar nuevas formas de llegar al público actual que se caracteriza por estar más conectado y ser más exigente.

Una de las vías más novedosas y rentables que han surgido a raíz de estos cambios son las cocinas fantasma. Estas son un nuevo modelo de negocio que surge para cubrir necesidades a las que no se les estaba prestando la atención suficiente. Como hemos comentado anteriormente, los clientes que consumen delivery quieren o desean que se cumplan las siguientes características: que su pedido llegue en el menor tiempo posible, que llegue en buenas condiciones y que goce de calidad.

Las cocinas fantasma desempeñan a la perfección una serie de funciones para suplir esas necesidades. Al dedicarse cien por cien al food delivery, reducen mucho los tiempos de entrega ya que no tienen clientes sentados en su local esperando que traigan la comida, porque las cocinas fantasma – también llamadas ghost kitchens – se caracterizan por no poseer mesas, sillas o camareros, con lo cual la comida a domicilio es su única prioridad.

Gracias a que este es su principal objetivo, los diferentes restaurantes que se alojan en las cocinas fantasma pueden pensar un menú adaptado exclusivamente para delivery, lo que hace que gocen de la calidad exigida y, además, los platos están pensados para que lleguen a su destino tal y como fueron preparados.

Aparte de los cambios que han surgido los hábitos de consumo, también se encuentran en auge varias tendencias gastronómicas. Una de las más importantes es el consumo de comida saludable.

En las grandes capitales esto se intensifica, ya que, sobre todo las personas que comen en el trabajo quieren algo rápido y saludable. Para ello se ha originado el término ‘fast good’ el cual gira en torno a una dieta saludable basada en menús del día o platos listos para su consumo. En España cada vez más personas van dejando de lado el tupper y se unen a esta nueva tendencia.

Otra que está a la orden del día es hacer el pedido de comida on the go. Esto quiere decir que cuando la gente sale de trabajar, o se dirige desde algún lugar hacia casa, utiliza su smartphone para hacer el pedido de camino para que cuando llegue, a este le quede poco tiempo de entrega. Nada mejor que llegar a casa y que a tu pedido le queden 5 minutos o menos! Por estos motivos y más, el food delivery es una apuesta segura en la actualidad, y por los datos aportados, lo va a seguir siendo en un futuro.



× ¿Tienes hambre? ¡Escríbenos!