Restaurantes digitales: la innovación en la comida a domicilio

Hoy en día es prácticamente imposible pasear por el centro de una ciudad y no ver a un repartidor de comida a domicilio con su mochila, ya sea en moto o en bicicleta.

Esto es un simple ejemplo de cómo el food delivery se está integrando cada vez más en nuestro día a día de manera natural debido al ritmo de vida que llevamos. ¿Por qué? Pues porque la comida a domicilio cubre todas nuestras necesidades siendo más rápida, más cómoda e incluso llegando a ser más barata que comer en un establecimiento tradicional.

El sector de la comida a domicilio se considera todavía joven, con potencial y en constante crecimiento. Tal es el incremento de demanda que aparecen nuevos modelos de negocio entre los que se encuentran los restaurantes digitales, un concepto totalmente nuevo e innovador donde no existe un establecimiento físico de cara al público, no hay mesas, sillas, camareros, ni nada que tenga que ver con un restaurante tradicional, sino que su actividad está totalmente enfocada al servicio de comida a domicilio y take away.

Los restaurantes digitales suelen alojarse en las llamadas cocinas fantasma – o ghost kitchens – espacios de cocina totalmente equipados con maquinaria profesional necesaria para cubrir las necesidades de cada tipo de comida.

Además, en estos restaurantes la tecnología está a la orden del día ya que permite conectar a los establecimientos con los clientes de una forma que nunca antes habían podido.

Con el food delivery la experiencia del cliente cambia por completo, ya no se trata de tener un local en un lugar idóneo o aclimatarlo de una manera determinada, ya que eso se pierde en cuanto los clientes piden comida a domicilio, si no que los restaurantes digitales se centran en la raíz, la preparación de la comida.

Cuando nos referimos a la comida nos referimos a todo lo que ella engloba, es decir, incluimos en este ámbito la experiencia de comer en su totalidad, en el caso del food delivery, desde que pides la comida hasta que te la terminas viendo un capítulo en Netflix, por ejemplo. El hecho de que pedir comida a domicilio sea posible tan solo con un click, que llegue en el tiempo estimado y que las condiciones en las que llegue el pedido cumpla con las expectativas del cliente, son factores que hay que tener muy en cuenta a la hora de plantearse la opción de abrir un restaurante digital.

Para ello, cuentan con grandes ventajas, y alojarse en cocinas fantasma es una de ellas. Estas les permiten la capacidad de adaptarse de manera más rápida y efectiva a la demanda o a las tendencias gastronómicas actuales del sector. Por ejemplo, pueden dejar de un lado los menús extensos y estáticos y ajustarlos a la comida a domicilio personalizándolos hacia sus clientes ya existentes o captando así nuevos clientes potenciales.

Además, este nuevo modelo de negocio mejora el tiempo estimado de espera. Por norma general pidiendo comida a domicilio se disfruta antes de la comida que yendo a un restaurante tradicional, por ejemplo, no tienes que esperar cola para coger mesa ni hacerte notar para que el camarero sepa de tu existencia y coja la comanda.

Finalmente, el sector de la comida a domicilio está en constante evolución y la tecnología tiene mucho que ver en ello, tanto a nivel logístico como con los datos que aporta que son muy necesarios para conocer las necesidades y expectativas de nuestros clientes y así satisfacerlas con éxito, algo que en los restaurantes tradicionales no se trabaja y que conlleva la perdida de nuevas oportunidades de ingresos.

Finalmente, el sector de la comida a domicilio está en constante evolución y la tecnología tiene mucho que ver en ello, tanto a nivel logístico como con los datos que aporta que son muy necesarios para conocer las necesidades y expectativas de nuestros clientes y así satisfacerlas con éxito, algo que en los resturantes tradicional no se trabaja y que conlleva la perdida de nuevas oportunidades de ingresos.

Post a Comment